Anuncios

¿Cuidamos de Santa Cruz de Tenerife?

Desde hace algunos años tengo un sueño. Me encantaría que mi ciudad, Santa Cruz de Tenerife, se convirtiera en una de las más limpias y sostenibles del planeta. Quizá es una de mis tantas ideas descabelladas pero estoy segura de que no es un imposible. Si Honolulu en Hawái  lo ha conseguido, mi fantástica ciudad y sus habitantes también son capaces.

Cuando paseo por sus calles y barrios los visualizo impolutos como las avenidas de Singapur y Adelaida, donde casi podrías comer sobre la acera. También ideo sistemas para que el aire que respiramos sea tan puro como el de las Montañas Rocosas y diseño mentalmente inmensos y saludables espacios verdes. Hasta tengo preparada una tarima imaginaria para instalarla en el Parque García Sanabria, al estilo de Hyde Park,  para que los transeúntes puedan improvisar discursos a media tarde. Sería genial poder escuchar a nuestros vecinos contar sus propuestas.

Parque García Sanabria

Parque García Sanabria

 

A veces, mientras recorro la Avenida de Anaga,  me descubro planificando el tráfico: más piernas y menos ruedas, amigos. ¿De verdad necesitamos ir al gimnasio en coche para luego hacer una hora de cinta? En otras ocasiones, sobre todo cuando bajo las bolsas de basura,  invento campañas de reciclaje con el anhelo de que lleguemos a ser como San Francisco y sus ciudadanos, los más concienciados del mundo en la separación de residuos. También, ¿cómo no? ingenio fórmulas para convertirnos en una “ciudad slow” donde el consumo mayoritario sea el de productos de cercanía o kilómetro cero y donde nos tomemos la vida más pausadamente.

La campaña que acaba de lanzar el Ayuntamiento de Santa Cruz me gusta. Es sencilla pero clara:  tu ciudad, tu casa. ¿La cuidamos juntos? La conciencia ciudadana es sin duda el arma más potente para conseguir que el lugar que habitamos sea cada día más brillante y más vivo. Además, están las “multas grandes para pequeñas faltas”, como hacen en Calgary y con las que estoy absolutamente de acuerdo, pero bueno podríamos empezar por ilusionarnos con mimar nuestro entorno, ¿no?  Es más bonito. Y más poético.

Tenemos la suerte de habitar una ciudad preciosa y hospitalaria dentro de una isla maravillosa. La calidad de vida, el clima y el mar nos acompañan cada día. ¿Qué tal si nos comprometemos un poquito para que vivir y visitar Santa Cruz sea una experiencia aún más hedonista?

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

 

 

Anuncios

Un hotelito con alma

Érase una vez una hermosa casa señorial canaria del siglo XVIII que con el paso de los años se convirtió en un hotelito rural cálido y apacible llamado “Hotel Emblemático San Marcos”

Situado en el precioso municipio de Icod de los Vinos, al norte de Tenerife, la casita contaba con seis habitaciones, a cual más bella, que recibía a viajeros de todo el mundo dispuestos a disfrutar de un alojamiento con personalidad única. Las habitaciones, con extraordinarios techos de madera, estaban decoradas con mimo para que sus moradores pudieran descansar en un entorno relajante y especial. Al abrir las ventanas, podían divisarse paisajes verdes y oír a los gallitos cantar al amanecer. Salas de lectura con excelentes pinturas y un delicado patio interior adornado con flores completaban el pequeño paraíso icodense.

www.bloghedonista.com

Hotel Emblemático San Macos. Fotografía de Noemi Martin

Los desayunos en la casa se servían en una cómoda estancia conocida como  “La Bodeguita”. Eran sencillos pero completos, ideales para empezar el día con ánimo y ganas de recorrer la Isla. Fruta fresca, embutidos, huevos, pan, bizcochos, zumo, yogurt  y café recién hecho -primorosamente servidos- despertaban al viajero, tras la calma de la noche en las calles contiguas.

www.bloghedonista.com

Hotel Emblemático San Marcos. Fotografía de Noemi Martin

Cerca del Hotel, regentado por gente amable y sonriente, los lugareños paseaban felices al amparo del Drago Milenario, un árbol anciano y mágico a cuya sangre se atribuían propiedades curativas y alrededor del cual giraban numerosas leyendas.  Además, el pueblo contaba con encantadoras plazas e  iglesias y una gruta volcánica llamada “La Cueva del Viento” que maravillaba a todos los visitantes.

www.bloghedonista.com

Hotel Emblemático San Marcos. Fotografía de Noemi Martin

Lo mejor de esta breve historia sin rematar es que -aunque pudiera parecerlo- no forma parte de la fantasía de una soñadora incorregible sino que es una realidad adorable de la que podrás disfrutar cuando te apetezca. El Hotel Emblemático San Marcos existe, tiene alma propia, y te espera risueño en el tranquilo municipio de Icod de los Vinos.

www.bloghedonista.com

Hotel Emblemático San Marcos. Fotografía de Noemi Martin

Si lo visitas, te parecerá estar inmerso en el escenario de un colorido cuento canario. Retrocederás en el tiempo mientras tus pies suben los peldaños de madera de la escalera interior para llegar a tu estancia. Estoy segura de que será inolvidable escribir el final de este relato con tu experiencia que, además, podrás rematar probando los deliciosos caldos de la zona.

El norte de la Isla de Tenerife tiene un encanto especial y este hotelito guarda su esencia entre sus paredes de piedra. Un gran descubrimiento que me apetecía compartir con todos los amigos hedonistas.

Hotel Emblemático San Marcos C/ Hércules, 11 Icod de los Vinos 38430. Santa Cruz de Tenerife. España. Tel. 922 816 509

BSO de este post Las transeúntes de Jorge Drexler

 © 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

 

 

A %d blogueros les gusta esto: