Noches Cervezas Alhambra by Nacho Manzano en Barcelona

FullSizeRender-224

Menú de la cena de Noches Cervezas Alhambra by Nacho Manzano. Fotografía de José María Toro

Nunca Asturias, Granada y Barcelona habían estado tan cerca. La alta gastronomía acorta distancias y une personas. Los platos del condecorado chef asturiano Nacho Mazano armonizados con las diferentes variedades de Cervezas Alhambra que nació cerca del monumento homónimo declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y un lugar de encuentro en Barcelona, en La Cuina de la Boqueria, a dos pasos de ese templo gastronómico que es el Mercat de la Boqueria.

FullSizeRender-221

Cajas de Cervezas Alhambra en La Cuina de la Boquería. Fotografía de José María Toro

De este matrimonio surgió hace algún tiempo las cenas pop-up y clandestinas por diferentes rincones de Madrid y Barcelona. Lugares con historias que contar y que se están convirtiendo en cenas de culto porque son únicas e irrepetibles, y estás o no estás, o lo vives o te lo cuentan. Ya comienzan a ser legión los seguidores de este tipo de eventos que tienen un plus a una cena en un restaurante, dirigido principalmente a personas que disfrutan con la comida y aún más con la experiencia sorpresa.

FullSizeRender-222

Botellines de Cerveza Alhambra Especial. Fotografía de José María Toro

Los platos, la parte sólida, de la mano del chef Nacho Manzano, con una maleta cargada de historias vividas y sus 3 estrellas Michelin que brillan con luz propia en su CV (2 en Casa Marcial de Arriondas y una en La Salgar de Gijón) más todo lo que ha aprendido como chef ejecutivo en el grupo Ibérica Restaurants del Reino Unido, que se ha convertido en un embajador de la gastronomía española y de nuestros productos en Gran Bretaña donde sus locales realizan actividades gastronómicas muy nuestras como calçotadas, chocolate con churros, etc.

FullSizeRender-223

Oricios en una holandesa acidulada y aromáticos sobre yogur. Fotografía de José María Toro

Cervezas Alhambra, la parte líquida, hecha sin prisas, con la serenidad de los más de los 90 años de existencia y que aconseja tomarla con calma, para disfrutarla con todo el cariño como ellos la preparan, igual que la vida: «parar más, sentir más». En la cena se dieron explicaciones claras y sencillas de como servir correctamente una cerveza para conseguir esa espuma, que como un escudo protector, evita la evaporación rápida de sus aromas. También un análisis de color, olfato y gusto de cada una de las variedades. Cerveza Alhambra Especial, una lager de color dorado brillante, con aromas a cereal tostado y frutas como la manzana y el plátano, su sabor es equilibrado entre el dulce de los cereales tostados y el caramelo, recuerda a las frutas verdes y las florales del lúpulo con el contrapunto de amargor. Cerveza Alhambra Reserva 1925 es una extra lager de colo ámbar dorado, con aromas a cereal, frutales, florales y especiados propios del lúpulo de Saaz, de sabor es intenso pero refrescante a la vez. Por último, la Cerveza Alhambra Roja, del mencionado color tirando a  cobre antiguo, tiene aromas de cereal tostado y manzana verde, en boca su sabor es voluptuoso y penetrante para aparecer en última instancia el cereal.

IMG_1788

Nem de papada, langostinos y finas hierbas. Fotografía de José María Toro

La Cuina de la Boqueria, muy cerca del popular mercado barcelonés homónimo, fue el lugar elegido para esta unión, para este maridaje, para esta armonización de comida asturiana y bebida granadina, para cerrar este triángulo gastronómico.

Platos degustados:

  • Aperitivos: oricios en una holandesa acidulada y aromáticos sobre yogur. Kataifi de centollo y Nem de papada, langostinos y finas hierbas. Todo acompañado de Cerveza Alhambra Especial.
FullSizeRender-225

Alcachofa rustida con emulsión de codium. Fotografía de José María Toro

  • Para emparejar la Cerveza Alhambra Reserva 1925: alcachofa rustida con emulsión de codium y callos de bacalao con agua de vegetación de pimientos, pil-pil y lentejas al comino.
IMG_1803

Callos de bacalao con agua de vegetación de pimientos, pil-pil y lentejas al comino. Fotografía de José María Toro

  • Terrina de jabalí con sus destrozos ennoviada de Cerveza Alhambra Reserva Roja.
IMG_1854

Terrina de jabalí con sus destrozos. Fotografía de José María Toro

  • Postre: crema de yogur con espuma de guisantes y albahaca.
FullSizeRender-226

Crema de yogur con espuma de guisantes y albahaca. Fotografía de José María Toro

El pan artesano, no podía ser de otra manera, para acompañar los diferentes platos, se elaboró con Cerveza Alhambra Reserva 1925 y Cerveza Alhambra Reserva Roja, con notas ácidas y aromas a levadura.

Este evento estuvo a la venta en la plataforma de Time Out.

© 2017 José María Toro. All rights reserved 

 

La botella original de color ámbar de Pilsner Urquell

Pilsner Urquell, originaria de Pilsen en la región checa de Bohemia, puede decir con orgullo que es la primera cerveza tipo Pilsner de la historia. La receta original de 1842 -formulada por primera vez por Josef Groll en la cervecería Pilsen’s Burgess Brewery–  se ha mantenido intacta en los más de 170 años de existencia. De gran popularidad mundial desde sus inicios, sólo ha estado interrumpido su fulgurante éxito por las tenebrosas épocas de las Guerras Mundiales y posteriormente por la sordidez de un bloqueo político, renaciendo en los últimos tiempos como ave Fénix para situarse en el lugar que le corresponde y por encima de modas pasajeras.

www.bloghedonista.com

Cerveza Pilsner Urquell en su botella original de color ámbar.

Los componentes básicos de esta cerveza rubia que le dan personalidad propia son por un lado el agua suave utilizada para su elaboración que hace que no persista el amargor característico de esta bebida. En segundo lugar el aroma floral del lúpulo noble denominado Saaz que le da color amarillo, responsable a su vez de la calidad y abundancia de la espuma, y también del sabor refrescante y amargo. El tercer punto es el intenso sabor a malta por el uso de la maceración en la decocción. Y por último, el uso de levaduras de fermentación a baja temperatura mediante la utilización de este tipo de hongo unicelular de tipo lager, almacenando posteriormente el producto en los subterráneos (lagern) donde una temperatura fresca y estable va madurando la cerveza poco a poco.

Esta más que centenaria cervecera da una vuelta a su origen artesanal, recuperando los envases de color ámbar del inicio, porque evitan alteraciones de su contenido provocadas por la luz y también se cambia el diseño de la etiqueta en línea con los marbetes usados durante todo este tiempo. Todo un guiño de retorno a los inicios que no ha pasado desapercibido por sus consumidores habituales y fieles seguidores de la marca que valoran en gran manera esa honestidad de la cervecera checa.

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados

 

A %d blogueros les gusta esto: