Belondrade ha cumplido 25 años en Rueda elaborando vinos según el concepto francés de “vin de château”

Didier Belondrade

Didier Belon­dra­de en la pre­sen­ta­ción del XII Encuen­tro Arte y Vino

 

Un año más, el 21 de junio pasa­do, la bode­ga Belon­dra­de se lle­nó de arte, músi­ca y vino, en su XII Edi­ción Encuen­tro de Arte y Vino de esta ya legen­da­ria refe­ren­cia en la DO Rue­da y que orga­ni­za­do por la Fun­da­ción Belon­dra­de for­ma par­te de los actos del XXV Ani­ver­sa­rio de la Bode­ga.

Esta XII edi­ción Encuen­tro de Arte y Vino estu­vo pro­ta­go­ni­za­do, ade­más de por los vinos de Belon­dra­de por dos artis­tas ya con­sa­gra­dos: Ángel Mar­cos y Ali­na Artem­ye­va.

Ángel Mar­cos, artis­ta con­sa­gra­do con obras suyas col­ga­das en el Museo Nacio­nal Cen­tro de Arte Rei­na Sofía de Madrid, el Ins­ti­tu­to Valen­ciano de Arte Moderno en la capi­tal del Turia, en el Cen­tro-Museo Vas­co de Arte Con­tem­po­rá­neo en la capi­tal ala­ve­sa, en Mia­mi o en Nue­va York entre otros cen­tros pic­tó­ri­cos de reco­no­ci­do pres­ti­gio inter­na­cio­nal. El leit­mo­tiv para esta oca­sión ha sido su obra El Jar­dín del Vino, basán­do­se en el ima­gi­na­rio colec­ti­vo tan­tas veces oído y repe­ti­do de “qué pai­sa­je, pare­ce una pos­tal”, y de esta for­ma ha hecho el camino inver­so, es decir que la ima­gen foto­grá­fi­ca cap­ta­da ha suplan­ta­do a la reali­dad repre­sen­ta­da. Por una par­te en la sala de barri­cas se ha inau­gu­ra­do su expo­si­ción de obras en torno al vino, más con­cre­ta­men­te “cuan­do duer­me en las barri­cas su sue­ño de juven­tud para con­for­mar su per­so­na­li­dad”. Por otra par­te, en el viñe­do ha suplan­ta­do las rosas ori­gi­na­les plan­ta­das como diag­nós­ti­co de enfer­me­da­des y que en la actua­li­dad ya care­cen de uti­li­dad, por foto­gra­fías que las repre­sen­tan. Por últi­mo en la facha­da de la bode­ga, actuan­do de pan­ta­lla de cine impro­vi­sa­da, se ha pro­yec­ta­do el video “El Jar­dín del Vino” don­de la acción se mez­cló con las can­cio­nes inter­pre­ta­das por la soprano Pau­la Men­do­za y que a su vez se encar­gó de des­ta­par los mis­te­rio­sos emba­la­jes en la viña y que eran final­men­te las foto­gra­fías de las rosas comen­ta­das ante­rior­men­te.

La soprano Paula Mendoza

La soprano Pau­la Men­do­za

 

Ali­na Arte­me­ye­va fue la encar­ga­da de ame­ni­zar musi­cal­men­te la vela­da con un con­cier­to de piano con pie­zas muy com­ple­jas como las “Varia­cio­nes Gold­berg” de Bach y las “Gymno­pè­dies” núme­ro 1, 2 y 3 de Erik Satie, demos­tran­do su vir­tuo­sis­mo con este ins­tru­men­to musi­cal e inun­dan­do toda la bode­ga de la belle­za de sus acor­des.

Obra de Ángel Marcos

Obra de Ángel Mar­cos

 

Didier Belon­dra­de creó la men­cio­na­da Fun­da­ción que lle­va su ape­lli­do con el cla­ro obje­ti­vo de unir sus dos pasio­nes: el vino y el arte, de tal for­ma que apo­ya y pro­mo­cio­na a intér­pre­tes artís­ti­cos en cual­quier dis­ci­pli­na ya sea musi­cal, plás­ti­ca, foto­gra­fía o cual­quier otro tema. Segu­ra­men­te ins­pi­ra­do en lo que se hacía siglos atrás entre las monar­quías y nobles euro­peos, coge el tes­ti­go y como un mece­nas del siglo XXI cui­da de sus pupi­los como la can­tan­te líri­ca Pau­la Men­do­za, así como cola­bo­ra con gran­des museos en la cesión de obras de arte o en la edi­ción de catá­lo­gos de expo­si­cio­nes, como Es Ballard en Mallor­ca, o en el Museo Patio Herre­riano o el Museo Nacio­nal de la Escri­tu­ra, ambos de Valla­do­lid. Tam­bién le mue­ve la músi­ca como la Vio­li­na­da Cas­ti­lla y León, Fes­ti­val Cho­pin de Vall­de­mos­sa o el gru­po de jóve­nes músi­cos Nata­lia Ensem­ble, Sin lugar a dudas lo que más lee lle­na de orgu­llo y satis­fac­ción es el Encuen­tro Arte y Vino que se cele­bra cada año con moti­vo del Día Inter­na­cio­nal de la Músi­ca, y la bode­ga con sus barri­cas de roble como tes­ti­go se con­vier­ten en el esce­na­rio idó­neo para una extra­or­di­na­ria inter­pre­ta­ción musi­cal, apro­ve­chan­do la fetén y gene­ro­sa acús­ti­ca de este espa­cio dedi­ca­do al enve­je­ci­mien­to de los vinos que se ela­bo­ran en esta bode­ga valli­so­le­ta­na de La Seca.

Didier Belon­dra­de cum­ple 25 años de sus sue­ños hechos reali­dad, en esta tie­rra aus­te­ra cas­te­lla­na y fue esta zona la esco­gi­da por­que le mue­ven 4 pasio­nes, a saber: Espa­ña, la uva ver­de­jo, el terroir o terru­ño y el cli­ma de la mese­ta cas­te­lla­na, de con­tras­tes tér­mi­cos duran­te todo el año pasan­do del frío y ven­to­so invierno, que has­ta los pue­blos se escon­den y solo aso­man la nariz del cam­pa­na­rio de la igle­sia parro­quial, a los secos y calien­tes vera­nos. Todos estos fac­to­res le dan el carác­ter a la uva ver­de­jo que cul­ti­va y que por ende se la trans­fie­re a los vinos que ela­bo­ra, y que sea con­si­de­ra­do como el mejor vino blan­co de crian­za. Obvia­men­te rea­li­za una viti­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca y sos­te­ni­ble, es decir sin her­bi­ci­das ni pes­ti­ci­das. Didier siguien­do el ejem­plo de sus orí­ge­nes galos ela­bo­ra vinos de guar­da para que sean con­su­mi­dos en los pró­xi­mos 6 u 8 años como es el caso de Belon­dra­de y Lur­ton.

El sím­bo­lo que repre­sen­ta a Bode­ga Belon­dra­de es una galli­na y tie­ne esta for­ma ya que se ins­pi­ró  en los hie­rros con los que se mar­can a la gana­de­ría, y de algu­na for­ma Didier que­ría mar­car así sus barri­cas. Este mis­mo sím­bo­lo se tras­la­do a las eti­que­tas con fon­do naran­ja para iden­ti­fi­car­los rápi­da­men­te en cual­quier estan­te­ría.

Los vinos de Belon­dra­de:

  • Belon­dra­de y Lur­ton está ela­bo­ra­do con la uva ver­de­jo pro­pia de la zona, de pro­duc­ción úni­ca y exclu­si­va­men­te del pro­pio viñe­do. Se fer­men­ta y cría en barri­cas de roble fran­cés, ¡no podía ser de otra for­ma hacien­do honor a su ori­gen! Cada par­ce­la es fer­men­ta­da y cria­da por sepa­ra­do de for­ma espon­tá­nea y con­tro­la­da. Des­pués de 10 meses se hace una selec­ción y assem­bla­ge. Pos­te­rior­men­te se embo­te­lla toda la cose­cha de una sola vez per­ma­ne­cien­do un míni­mo de 5 meses en la bote­lla antes de salir al mer­ca­do. Pro­duc­ción media de 95.000 bote­llas. Vino de guar­da para su con­su­mo en los 6 u 8 años siguien­tes que esta­rá en ple­ni­tud.
Belondrade y Lurton

Belon­dra­de y Lur­ton

 

  • Belon­dra­de Quin­ta Apo­lo­nia, tipi­fi­ca­do como el segun­do vino de la bode­ga. Se ela­bo­ra con uva ver­de­jo de pro­duc­ción pro­pia. Tam­bién se rea­li­za assem­bla­ge con apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio fer­men­ta­do en barri­ca y el res­to en depó­si­tos de ace­ro inoxi­da­ble. Es el vino más infor­mal y casual, des­en­fa­da­do, joven y fres­co. Pro­duc­ción media de 55.000 bote­llas.
Belondrade Quinta Apolonia

Belon­dra­de Quin­ta Apo­lo­nia

 

  • Belon­dra­de Quin­ta Cla­ri­sa. A par­tir de uva tem­pra­ni­llo. Se ven­di­mia de una sola vez y tan solo se usa el mos­to flor en su vini­fi­ca­ción. Se obtie­ne un vino de color gra­na­te inten­so, en nariz es afru­ta­do y en boca está pen­sa­do como un vino tin­to lige­ro. Pro­duc­ción media de 6.500 bote­llas.
Belondrade Quinta Clarisa

Belon­dra­de Quin­ta Cla­ri­sa

 

© 2019 José María Toro. All rights reser­ved

 

8 responses

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: