Anuncios

Chingón Bcn

El gran Micky Manrubia, fácilmente reconocible por su inconfundible acento de Granada, por su estética gamberra de tatuajes hasta las cejas (literal) y cubierto por su inseparable bombín (sólo se lo quita para dormir), es el chef responsable de esta atrevida y loca aventura de restauración en Barcelona, que reivindica la gastronomía californiana. ¿Su cocina irreverente, será consecuencia directa de una exposición ilimitada a la satírica serie de los Simpson’s?, o ¿quizás de una larga estancia en la costa oeste de USA? Sea como sea alguna de estos dos influencias han dejado su impronta en este incoformista chef. Sus 20 años de dilatada trayectoria por bares populares granadinos, los más VIP,s de Ibiza y por último, en los más codiciados de Los Angeles, han contribuido a que sus creaciones tengan influencias latinas, francesas o italianas reversionándolas a la más rabiosa actualidad del street food. Su obsesión por conseguir platos de gran sabor, y en especial el quinto, el umami, le ha hecho rodearse de seleccionados productores: pollo CUK (controlan la trazabilidad desde la granja hasta el punto de venta, criados en granjas de baja densidad de menos de 9 aves por metro cuadrado, alimentados con productos vegetales con crianza mínima de 56 días), carne orgánica de buey Danish Crown y pescado de lonja, entre otros.

Interior Chingón Bcn

Calavera que preside el comedor de Chingón Bcn

 

El lugar idóneo para hacer pedagogía de su creativa cocina, ha sido el gentrificado barrio barcelonés del Poble Nou. Un antiguo taller del que quedan huellas visibles de su pasado terciario, como su suelo de cemento y otros inconfundibles detalles, hoy reconvertido en democrático restaurante que es ya toda una referencia en la ciudad por sus hamburguesas, tacos, quesadillas y ostras. El local tiene una gráfica divertida y provocativa, con un mural con referencias a L.A., en el cual se cita donde se come la mejor hamburguesa, donde se declaró Bruce Willis a Demi Moore y otros guiños más descarados de cierta posición poco decorosa de dos perros muy necesitados de amor y que echa, a priori, para atrás a más de un remilgado, pero que irremediablemente se convertirá en un incondicional de la cocina de este rebelde (con o sin causa). Una gran calavera con sombrero preside el centro del comedor. Mucho rock & roll se destila en este local.

Motor de motocicleta

Motor de motocicleta reconvertido en tirador de cervezas de barril. En Chingón Bcn

 

Un antiguo motor de motocicleta reconvertido en flamante tirador de cervezas a barril. La mexicana 8 reales y su propia marca, la Chingona, una American Pale Ale así como las micheladas forman parte de su carta de bebidas.

Platos probados:

Gun Ostra en chupito es una adaptación de la que sirven en los restaurantes japoneses de L.A., con huevo incluido.

Gun ostra

Gun ostra. En Chingón Bcn

 

Taco de pulpo Crazy Cracken a base de pulpo braseado, pimiento del piquillo y chipotle-kimchi, es L.A. en estado puro.

Taco de pulpo

Taco de pulpo en Chingón Bcn

 

Hamburguesa de foie, con su espectacular pan marcado con el nombre de la casa, cebolla estofada y salsa de trufa negra, acompañado de curly fries.

Hamburguesa de foie

Hamburguesa de foie en Chingón Bcn

 

Nasty Donut marcado a la plancha, es la versión norteamericana de nuestro pijama, para esos días que nuestros niveles de azúcar está bajo mínimos y nuestro cuerpo nos pide ser golosos en su estado más descarado.

Nasty Donut

Nasty Donut en Chingón Bcn

 

Chingón Bcn

Chingón Bcn

 

Chingón Bcn C/ Pallars, 329 08005 Barcelona Teléfono 618 510 493

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

 

Anuncios

Vino para dos. Capítulo 20

He vuelto a pintar, a escribir, a bailar. Después de muchos años en penumbra interior, veo la luz y no en la mirada de un hombre. Ayer me revisé en el espejo atentamente. Comienzo a tener algunas arrugas pero por primera vez mis ojos brillan sin necesidad de faros accesorios. Siento que estoy empezando a ser yo. Un yo mejor, pausado y soberano. Un yo aún enamorado pero sensato. Me cuesta dejar de pensar en Jai pero ahora ocupa otro puesto. Va detrás de mí o a mi lado pero no delante. No sé si alguna vez me recuerda. Si era cierto que me quería. A veces le percibo en la distancia, como un velero detrás del rompeolas. Otras, le noto en mí, anclado firme en una esquina de mi ventrículo izquierdo.  ¿Hasta cuándo? ¿Quién lo sabe?

En estos meses de resurrección desde que volví de San Francisco han sido milagrosas las conversaciones con Marcos. Su forma de ver las cosas es tan clara y limpia que es imposible no confiar en sus palabras sabias. Me encanta poner el manos libres y tomar un café cuando sale del hospital después de alguna de sus intervenciones de siete horas. Y está sereno y feliz. Y me contagia la sangre, la bilis y las neuronas. Ojalá todos los virus fueran como Marcos.

Pero además de Marcos, también mi amiga Nora ha resultado imprescindible en la génesis de esta nueva Ana: la Ana decidida, la no torturada. Nora es mi compañera en la consulta. Estudiamos psicología juntas, lo decidimos en el primer curso del instituto. Siempre ha estado a mi lado. Supongo que es la hermana que no tuve. Mi confidente en calma sabe de Jai, de Pedro, de Óscar, de mi primer desamor a los quince años.  Mi pelirroja favorita se acaba de separar de su marido, hace cinco meses, y como tampoco tiene hijos, además de compartir horas de trabajo, pasamos muchas tardes juntas, oyendo música y paseando junto al mar.

Nora conoció a mi ángel Marcos hace un par de semanas. Viajamos a un festival de jazz en Granada. Homenaje a Chet Baker y homenaje a la amistad, a la antigua y a la recién nacida. Me maravilló la complicidad que surgió durante la cena de presentación. Tres almas embargadas que encuentran su redención en una copa de vino junto a La Alhambra. “Los pecados nos harán libres”, reza ahora el lema del “Trío Baker”. Después de un fin de semana repleto de instantáneas -de ésas que cuelgas en la nevera para sonreír al buscar una manzana- Nora me confesó que Marcos la había cautivado. Su cabeza ordenada, sus manos de cirujano, su voz templada y sedante… Sospecho que a mí también me habrían enamorado si Jai no continuara varado en mi pecho.

 

FullSizeRender (5)

Fotografía de Noemi Martin

Admito que a veces he tenido la tentación de coger el móvil y enviarle un mensaje. Algunas noches de insomnio pongo el teléfono junto al vaso de leche con miel y le veo al otro lado del mundo. Le imagino saliendo del trabajo, escribiendo de viajes en su ordenador, yendo a cenar al Kurosawa, probando vinos nuevos. Debo ser una ingenua pero nunca le pienso con otra mujer. Le siento solo, sanándose, como yo.

Lo cierto es que los meses pasan y mi vida continúa. En la consulta puedo dar consejos que ahora me creo y en mi día a día todo se va poniendo en su sitio. Como un puzzle gigante. Prefiero aprovechar la luz para nadar, leer y reconstruirme. Lo de salir después de la puesta de sol lo dejo sólo para ir a alguna cena o un concierto. Quizá me estoy volviendo un poco beata. Eso dice Nora.

Esta noche, sin embargo, es especial, única. Es mi noche favorita del año. Ni treinta y uno de diciembre, ni navidad, ni cumpleaños. A mí me apasiona la magia de San Juan. Lo poco que queda por quemar de la Ana apocada y vacilante, arderá para siempre al salir las estrellas. Tendrá que ser así porque hoy me toca ser valiente. Cuando se apaguen las hogueras en la playa, comienza una fiesta en “nuestra terraza” junto al Atlántico. No la he pisado desde la última vez que cené con Jai, en mi otra vida, hace seis meses. Aunque he pensado que tal vez no sea buena idea volver sobre mis pasos, Nora insiste en que es lo último que me queda por hacer para nacer de nuevo. Y ésta es la noche.

Sobre la cama veo mi vestido blanco, mis sandalias planas y mi ánimo atrevido. También está mi bolso de cristalitos azules cargado de sueños y hechizos. Ojalá no me arrepienta cuando al volver apague la luz de mi habitación y abra la ventana para que entre el aroma a alquimia y madera quemada. San Juan me espera.

BSO: Let’s Get Lost Chet Baker

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: