Anuncios

El restaurante Alma of Spain de Madrid se pone en modo in love para celebrar el día de San Valentín

Alejado de los mentideros más castizos de la capital del reino, concretamente en el efervescente madrileño barrio de Chamberí, donde ocurre todo lo que tiene que pasar, se sitúa este restaurante con alma y más concretamente de España, porque éste es su leitmotiv: productos gourmet de nuestro país para elaborar platos tradicionales de nuestra gastronomía pero con ese toque actualizado para hacerlo más apetecible tanto por la vista en la presentación como por supuesto en el sabor.

Grandes ventanales a las calles José Abascal y a la Santísima Trinidad inundan de luz natural este restaurante que hace esquina. Decoración en blanco y negro junto a una iluminación cálida lo hacen muy acogedor cuando el sol se apaga.

 

Interior Alma of Spain

Interior Alma of Spain. Fotografía gentileza del restaurante

 

Barra alta en la entrada que invita a compartir ese tiempo previo a las comidas y cenas, a conversar distendidamente en el vermut de los domingos y en el afterwork, la versión moderna de nos vamos a tomar unas cañas al salir del trabajo, con una escogida selección de conservas y vinos a copas para todos los gustos. La solicitada terraza durante los meses de primavera y verano es otro plus. El restaurante también ofrece junto a la carta un menú de mediodía los laborables con productos de calidad y dedicando los martes al celebrado cachopo y los jueves al tan nuestro cocido madrileño. En la carta sobresale la tarta de queso, ya una leyenda en la Villa de Madrid,  firmada por Borja Segura. Otro plato imprescindible del elenco que ofrece el restaurante es su sopa de Idiazábal sobre salteado de setas shitake y portobello con yema de huevo elaborada a 65ºC que convida, o mejor dicho incita, a romperla para que aporte cremosidad a este adictivo plato en cuanto lo pruebas por primera vez. Contraste de texturas y de sabores para guardar con tinta indeleble en la memoria más poética y hedonista.

Se acerca una de esas fechas que todos/as tenemos marcado a fuego en el calendario imaginario de nuestro músculo cardíaco, ese mismo que nos hace vibrar, sentir mariposas y beber los vientos por nuestra persona amada, y Alma of Spain se pone en modo in love, como no podía ser de otra manera, y presenta un menú especial con sus mejores platos para que podáis sorprender a vuestra media naranja. También habrá música en directo y una tenue luz de románticas velas para que Cupido vuelva a ayudarnos, mientras revolotea entre las mesas.

Platos preparados para el menú de San Valentín:

  • Habitas baby en salsa americana y langostinos en tempura.
  • Sopa templadada de Idiazábal.
Sopa templada de Idiazábal

Sopa templada de Idiazábal

 

  • Tataki de atún con helado de mostaza antigua.
Tataki de atún con helado de mostaza antigua

Tataki de atún con helado de mostaza antigua

 

  • Nuez melosa al vino tinto con cremoso de apionabo.
  • Soufflé de avellanas.
Soufflé de avellanas

Soufflé de avellanas

 

Precio 30 euros por persona del Menú de San Valentín y estará disponible el jueves 14, viernes 15 y sábado 16.

Restaurante Alma of Spain C/ José Abascal, 8 28003 Madrid Teléfono 910 669 192. Horario de martes a sábado desde las 7:00 hasta las 00:00h cubriendo los diferentes momentos del día. Domingos desde las 8:00 a las 15:00h. Lunes desde las 7:00 a las 17:00h.

© 2019 José María Toro. All rights reserved

Anuncios

Meteora: para tocar el cielo

Llevan más de seiscientos  años rozando las nubes griegas con sus tejados. Los seis monasterios ortodoxos de Meteora que quedan en pie -en su momento fueron más de veinte- se agarran a las rocas y al turismo que los visita para seguir atravesando el tiempo sin   arrugas. Cinco horas de camino o quizá seis, dependiendo del conductor del tren que te toque (aquí todo es un poco anárquico) separan Atenas de Kalambaka, el pueblo más cercano al valle junto con Kastraki. La monotonía de casi todo el trayecto -mucho verde, gallinas camperas en los andenes destartalados y unas cuantas ovejas despistadas- sólo la rompe el sonido musical del nombre de alguna estación como Paleofarsalos o el olor a los bocadillos de queso feta de tus compañeros de vagón.

www.bloghedonista.com

Meteora. Fotografía de Noemi Martin

Ya desde Kalambaka, a los pies de Meteora, descubres la grandeza insólita del paisaje rocoso formado por la erosión milenaria del río Tesalia y la actividad sísmica del lugar.                                Para ascender a los monasterios colgados del cielo (cinco de ellos masculinos y uno femenino) tienes dos opciones. Elige: hacer piernas y caminar durante unas horas por los senderos verdes y escarpados que llevan a los templos o simplemente subir en coche o bus. Lo dejo en tu mano aunque te recuerdo que en cualquier caso deberás superar grandes tramos de escaleras hasta alcanzar la entrada de cada uno de ellos. Y luego pagar los tres euros pertinentes con los que contribuir al mantenimiento de estas joyas religiosas voladoras. Además, si eres mujer y llevas pantalones, tendrás que  ponerte guapa con una de las faldas estampadas que te facilitarán antes de atravesar la puerta.

www.bloghedonista.com

Meteora. Fotografía de Noemi Martin

El interior de todos los monasterios es similar: capilla bizantina, pinturas de gran valor, museo, vistas inolvidables  y una terrenal tienda de souvenirs que te despierta del romanticismo zen que te invade al aspirar el olor a incienso reinante. Tal vez los más llamativos del sexteto, Patrimonio de la Humanidad desde hace años, sean el del Gran Meteoro: el mayor de todos, conocido por tener abierto al público un pequeño osario, y el de la Santísima Trinidad: el de más difícil acceso y en el que se tomaron imágenes para la película de James Bond, “Sólo para sus ojos”. Tras la visita a los monasterios seguramente te apetecerá reponer fuerzas, sobre todo si has subido caminando desde Kastraki. Cuando llegues de vuelta de este entramado místico  y como todo en la vida no va a ser oración y recogimiento, podrás disfrutar de un buen puñado de tabernas tradicionales con sus braseros humeantes a ritmo de sirtaki. Llena tu tripa de ensalada griega, moussaka calentita o un buen tajo de carne. Pide una jarra de vino del lugar -a estas alturas encontrarás preciosos viñedos- y si brilla la luna, despídete del celestial paisaje con los pies en la tierra y la barriguita feliz.

– Un hotel: Doupiani House, encantador y tranquilo establecimiento con estupendas vistas a los monasterios. El desayuno es deliciosamente artesanal.

– Un libro: para el trayecto en tren, me llevé “Contra el viento del norte”, una novela  ligera y entretenida escrita en forma de mails que vienen y van. Como la vida misma.

-Una banda sonora: “Para tocar el cielo”. Esta canción de Tontxu se me metió en la cabeza desde que llegué a Meteora. Muy propia.

-Un sabor: yogurt griego con miel. Cremoso, calórico y relajante. Sobran comentarios.

BSO https://youtu.be/nQuSWqoYJyE de Tontxu con Antonio Vega.

© 2016 Noemi Martin. All rights reserved.

A %d blogueros les gusta esto: