La Supernatural, la chuleta afinada es la última innovación de Joselito

Una conjunción cósmica es lo que ocurrió ese día en la bodega de Joselito en el pueblo de Guijuelo de Salamanca cuando se juntaron Churchill, San Martin y José Gómez. Que las condiciones de secado en ese pueblo salmantino son únicas es por todos conocidos, pero que allí se pudiera afinar la carne recién matada de los cerdos Joselito a nadie se le había ocurrido. Ciento cincuenta años después de la creación de la marca Joselito, pasó por allí Victor Churchill, considerado el mejor carnicero del mundo, Alex San Martin, gerente de ese referente cárnico que es Sanmartí 1850 y que fue la pionera en importar la carne de wagyu a nuestro país, y José Gómez como anfitrión de esta reunión a 3 bandas, y de esta charla salió la última innovación de Joselito.

La Supernatural

La Supernatural

 

Mr. Churchill, este butcher australiano con apellido de estadista inglés, que regenta una tienda maravillosa en Australia, y que más bien parece una joyería con sus impolutas piezas perfectamente colocadas, unido a San Martin y José Gómez encontraron el potencial de afinar las carnes frescas de Joselito en esa bodega de secado donde dormían plácidamente jamones, paletas y demás embutidos de Joselito. Y siguiendo el ejemplo de los maestros afinadores de quesos comenzaron a experimentar con la técnica del afinado, de ver cómo actúa el ambiente sobre esas piezas, como el secadero le proporciona a la chuleta unos matices y sabores únicos.

Del resultado de este afinamiento, no confundir con maduración, durante algo más de dos meses, tenemos el nuevo corte fresco de la gama Joselito Nude: La Supernatural, una chuleta, de entre 300 y 400 gramos, procedente de una pieza entera de chuletero de unos 14 kilos. Este corte incluye las costillas y el lomo Joselito que ya se comercializa en fresco.

La Supernatural

La Supernatural (sin cortar)

 

Para su consumo en casa usar brasa o sartén muy caliente, y sin aceite u otra grasa porque ya la va desprendiendo poco a poco y que se vaya haciendo lentamente comenzando por la zona del hueso. En el plato se corta muy fácilmente, parece mantequilla, y de sabor dulce en boca, de esas golosas bellotas que comió el golimbro cerdo cuando realizó la montanera en su última etapa de vida antes de pasar a ser fiambre.

Para su reserva de compra en la web de Joselito

© 2020 José María Toro. All rights reserved

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: