Bella Gelateria en Vancouver (B.C., Canadá)

DSC03529 DSC03530

1001 West Cordova Street Vancouver BC V6C OB7 www.bellagelateria.com

Con un nombre así, tan italianizado, no podía hacer más que unos helados espectaculares y encima ganar de calle en el «2012 Florence Italy Gelato Festival» consiguiendo el primer lugar tanto del Jurado Técnico como el del Público. El canadiense James, alumno aventajado con un entrenamiento intensivo en Italia ganó a los maestros, a los doctores que habían sentado cátedra en este dulce arte de crear helados y tiene doble mérito por ganar en una plaza adversa y con la afición en contra, pero la superioridad técnica así como el respeto por la materia prima de excelsa calidad y de temporada hizo el resto hasta conseguir ese merecido primer puesto.

Aunque el sínodo consultivo de este blog gastronómico (los que vienen siendo Charli y Edu) han puesto en tela de juicio mi afirmación de que es uno de los mejores helados que he probado a la altura de otros lugares de referencia y de peregrinación foodie como  il gelato di San Crispino en Roma,  Berthillon en París, Santini en Lisboa, Rocambolesc en Girona  por citar algunas heladerías sin extenderme más porque la lista sería interminable, les sugiero a ambos que miren la cara de felicidad de una de las clientas asiduas y más exigentes de esta heladería de Vancouver, saliendo con dos cucuruchos (uno en cada mano) dispuesta a comérselos a dos carrillos. Y no solamente ella avala esta afirmación si no también la cantidad de clientes que esperan estoicamente su turno en civilizada cola mientras van salivando y dudando sobre que sabor escoger.

DSC03532

Tras una cristalera a la vista de su fiel clientela se halla el «laboratorio» donde James y su equipo como alquimistas del siglo XXI preparan diariamente con esmero y cariño las creaciones del día.

DSC03531

Aunque cada uno tiene sus gustos y para gustos los colores… Pantone, claro está,  me quedo con el de vainilla de Tahití, el Black Sesame,  y el Espresso «La Futura».

helado Bella Gelateria

Para acompañar este post he elegido el tema de Passenger Let her go el éxtio del estío que invita a ese momento de romanticismo en alguna puesta de sol junto al mar.

A %d blogueros les gusta esto: