Santiago y Paula

San­tia­go de Chi­le es Pau­la, mi ami­ga: “peque­ña cria­tu­ra” que me rega­ló inter­net. Vein­tea­ñe­ras des­co­no­ci­das cha­tean­do en el foro del can­tau­tor Ismael Serrano, una a cada lado del mun­do. Con­fe­sio­nes en hora­rios diver­gen­tes: ilu­sio­nes y des­en­ga­ños. Chi­le-Tene­ri­fe. San­ta Cruz-San­tia­go. Seseo dicho­so. Secre­tos y sue­ños y Ber­gia ento­nan­do  “Kiló­me­tro cero”.

Lo pro­me­ti­mos. Pája­ros en la cabe­za y san­gre en las manos: vir­tual mis­tu­ra. Abra­zar­nos en direc­to. Sin cables ni tiem­po. Carre­tear La Mone­da. La Casa en el Aire y un brin­dis con pis­co. Sol­tar lo que que­da.

www.bloghedonista.com

La Casa en el Aire. Foto­gra­fía de Noe­mi Mar­tin

Y pasan los años. Los vein­te, los trein­ta. Los sue­ños se cum­plen. Avio­nes que lle­gan con ver­sos y besos. Neru­da y Macha­do. Allen­de velan­do. Noso­tras can­tan­do: “gra­cias a la vida que me ha dado tan­to”.

Lo pro­me­ti­mos, ami­ga. Sen­tar­nos en casa. Mági­ca fami­lia, la mía chi­le­na. His­to­rias de anta­ño con vino del bueno. Y Lola, Gui­ller­mo, Belén y Mar­ce­la. Guar­da­dos en mi alma. Ven­ta­nas abier­tas.

www.bloghedonista.com

Monu­men­to a Sal­va­dor Allen­de. Foto­gra­fía de Noe­mi Mar­tin

Lo pro­me­ti­mos. Mal­de­cir a los dic­ta­do­res con Serrano y sus can­cio­nes. Corear “Vine del Nor­te”. Cami­nar el Museo de la Memo­ria. Des­me­mo­riar­nos, reír, llo­rar. Nave­gar “La Chas­co­na”, casa encan­ta­da de Neru­da: bar­co de lunas y flo­res. Y el Mai­po de fon­do, los Andes neva­dos y ese sen­tir hon­do.

Lo pro­me­ti­mos. San­tia­go: terre­mo­to de cari­ño gra­do nue­ve. Cerro San Cris­tó­bal y cal­do calien­te. Pla­za de Armas y amo­res. Mer­ca­dos y empa­na­di­llas. El Barrio Las­ta­rria, las fies­tas, las alas, la luna, la gen­te. Mi Pau­la en el metro pla­nean­do hui­das, reci­tan­do tro­vas,  siem­pre son­rien­te.

www.bloghedonista.com

Foto­gra­fía de Noe­mi Mar­tin

Lo pro­me­ti­mos, peque­ña. Y en San­tia­go que­dan “Paraí­sos desier­tos” car­ga­dos de his­to­ria, car­ga­dos de tiem­po. Con Jara y Aman­da, Mis­tral y Hui­do­bro. Con recuer­dos tier­nos, con­cier­tos pen­dien­tes y la amis­tad al hom­bro.

Lo pro­me­ti­mos, chi­le­na. Suce­de que a veces la vida es un vue­lo, los sue­ños se cum­plen y “Lunia” te espe­ra.

BSO: Vine del Nor­te  de  Ismael Serrano

© 2016 Noe­mi Mar­tin. Todos los dere­chos reser­va­dos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: