Santiago y Paula

San­ti­a­go de Chile es Paula, mi ami­ga: “pequeña criatu­ra” que me regaló inter­net. Vein­teañeras descono­ci­das chate­an­do en el foro del can­tau­tor Ismael Ser­ra­no, una a cada lado del mun­do. Con­fe­siones en horar­ios diver­gentes: ilu­siones y desen­gaños. Chile-Tener­ife. San­ta Cruz-San­ti­a­go. Seseo dichoso. Secre­tos y sueños y Bergia ento­nan­do  “Kilómetro cero”.

Lo prome­ti­mos. Pájaros en la cabeza y san­gre en las manos: vir­tu­al mis­tu­ra. Abrazarnos en direc­to. Sin cables ni tiem­po. Car­retear La Mon­e­da. La Casa en el Aire y un brindis con pis­co. Soltar lo que queda.

www.bloghedonista.com

La Casa en el Aire. Fotografía de Noe­mi Martin

Y pasan los años. Los veinte, los trein­ta. Los sueños se cumplen. Aviones que lle­gan con ver­sos y besos. Neru­da y Macha­do. Allende velando. Noso­tras can­tan­do: “gra­cias a la vida que me ha dado tanto”.

Lo prome­ti­mos, ami­ga. Sen­tarnos en casa. Mág­i­ca famil­ia, la mía chile­na. His­to­rias de antaño con vino del bueno. Y Lola, Guiller­mo, Belén y Marcela. Guarda­dos en mi alma. Ven­tanas abiertas.

www.bloghedonista.com

Mon­u­men­to a Sal­vador Allende. Fotografía de Noe­mi Martin

Lo prome­ti­mos. Malde­cir a los dic­ta­dores con Ser­ra­no y sus can­ciones. Core­ar “Vine del Norte”. Cam­i­nar el Museo de la Memo­ria. Desmemo­ri­arnos, reír, llo­rar. Nave­g­ar “La Chas­cona”, casa encan­ta­da de Neru­da: bar­co de lunas y flo­res. Y el Maipo de fon­do, los Andes neva­dos y ese sen­tir hondo.

Lo prome­ti­mos. San­ti­a­go: ter­re­mo­to de car­iño gra­do nueve. Cer­ro San Cristóbal y cal­do caliente. Plaza de Armas y amores. Mer­ca­dos y empanadil­las. El Bar­rio Las­tar­ria, las fies­tas, las alas, la luna, la gente. Mi Paula en el metro plane­an­do huidas, recitan­do trovas,  siem­pre sonriente.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noe­mi Martin

Lo prome­ti­mos, pequeña. Y en San­ti­a­go quedan “Paraí­sos desier­tos” car­ga­dos de his­to­ria, car­ga­dos de tiem­po. Con Jara y Aman­da, Mis­tral y Huido­bro. Con recuer­dos tier­nos, concier­tos pen­di­entes y la amis­tad al hombro.

Lo prome­ti­mos, chile­na. Sucede que a veces la vida es un vue­lo, los sueños se cumplen y “Lunia” te espera.

BSO: Vine del Norte  de  Ismael Serrano

© 2016 Noe­mi Mar­tin. Todos los dere­chos reservados

A %d blogueros les gusta esto: