Mujeres hedonistas

No hay duda de que durante sig­los, el plac­er sen­so­r­i­al ha esta­do exclu­si­va­mente en manos mas­culi­nas. Sólo los hom­bres podían dis­fru­tar de la vida en sen­ti­do amplio.  Eran ellos los que llev­a­ban el jor­nal a casa y, por  tan­to, sólo a ellos esta­ba reser­va­do el des­can­so y el deleite. Las mujeres, mien­tras, esta­ban des­ti­nadas a ser madres y cuidar del hog­ar sin rechis­tar. Para bailar ya esta­ba el palo de la esco­ba. Y para for­t­ale­cer los bra­zos, el matamoscas.

Por suerte, al menos en lo que se con­sid­era “el primer mun­do”, las fémi­nas empezamos a poder gozar abier­ta­mente de las cosas bue­nas que nos ofrece el paso efímero por el plan­e­ta Tier­ra. Sin com­ple­jos. Sin cor­tapisas. Ya no es extraño ver a una mujer con una copa de vino en la mano o via­jan­do con su mochi­la al hom­bro por país­es lejanos. Tam­poco lla­man la aten­ción las escapadas de fin de sem­ana con ami­gas casadas o las sal­i­das has­ta el amanecer.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noe­mi Martin

Cuan­do pien­so en todo lo que hemos cam­i­na­do y todo lo que les que­da por recor­rer a muchas mujeres con­tem­poráneas a mí, me sien­to abso­lu­ta­mente afor­tu­na­da y agrade­ci­da. Tam­bién cai­go en la cuen­ta de que, por respeto a las per­sonas que han hecho que esto sea posi­ble, ten­go el com­pro­miso de inten­tar ser feliz. Cada día un poquito más.

Aunque siem­pre las ten­go pre­sente, creo que en jor­nadas como ésta es espe­cial­mente impor­tante acor­darnos de nues­tras madres y abue­las. Gra­cias a ellas y a su incon­formis­mo no sólo ten­emos hoy dere­chos bási­cos como el voto. Tam­bién nos pertenece el dere­cho y la mar­avil­losa obligación de cumplir nue­stros sueños, de estar sat­is­fe­chas con nues­tra ruta vital y de pen­sar más en noso­tras y nues­tra dicha.

¡El brindis de hoy va por todas! Gracias.

BSO Respect de Aretha Franklin

© 2016 Noe­mi Mar­tin. Todos los dere­chos reservados

A %d blogueros les gusta esto: