Cerdeña en modo love

Si buscas un rincón del planeta Tierra donde pasar unas vacaciones románticas, aquí llega la última propuesta del Blog Hedonista: Cerdeña. Esta hermosa isla italiana es ideal para dar rienda suelta al amor y la ñoñería. Eso sí, te pedimos que escojas los meses de mayo, junio o septiembre si quieres que tu fogosidad no se vaya al traste entre hordas de turistas invadiendo sus preciosas calas. Aquí tienes diez consejos para recorrer Cerdeña en “modo love”:
 
Primero: Piérdete en las callejuelas de la capital, Cagliari, disfrutando de sus terrazas y restaurantes con tu amante o “amanta”. Mitiga el calor en la playa del Poetto, toma un helado en la Plaza Jenne y una copa de vino con una buena comida sarda y ambiente musical en Sei Ottavi.  Para pasar noche, apunta: Antico Corso Charme, habitaciones sencillas pero maravillosas en un antiguo edificio del siglo XVIII. Y para reponer fuerzas  después de una noche de desenfreno, un suculento desayuno servido con mimo en la habitación.
Cagliari

Cagliari

Antico Corso Charme

Antico Corso Charme

Segundo: Visita las hermosas ruinas de la ciudad fenicia y romana de Tharros, pasando antes por la iglesia paleocristiana de San Giovanni di Sinis para jurarte pasión eterna en el templo más antiguo de la Isla (siglo VI). Al atardecer date un baño en la playa de Is Arutas y pasea por su brillante arena. Recuerda que no podrás llevarte ni un granito porque está protegida. La cena en Oristano, una pequeña y serena ciudad con una estupenda oferta gastronómica. Un ejemplo: el Bleu. Para dormir, elige un hotel tranquilo en pleno centro como el Mariano IV Palace con un personal amable y un reconfortante desayuno.
Ruinas de Tharros

Ruinas de Tharros

Tercero: Desde Oristano dirígete a Bosa para tomar un tentempié en esta romántica y colorista ciudad. A medio día estarás en Alghero, donde podrás disfrutar de sus hermosas calles con sabor catalán y sus terracitas junto al mar. Si buscas tomar un buen vino italiano aderezado con pinchos vascos y pecorino sardo,  la dirección es clara: Sardoa Aperitivo di Vino. No te sorprendas si mientras saboreas tu copa de Cannonau (la garnacha sarda) y mordisqueas el famoso pan Carasau, suena de fondo Ismael Serrano. 
 
Cuarto: Sigue descubriendo la costa Oeste y tómate unos días de relax en El Faro Hotel Spa, situado en el Parque Natural de Porto Conte.  El desayuno y las cenas son deliciosos y tiene un increíble acceso privado al mar. Desde aquí visita las encantadoras playas de la zona y déjate mimar por tu pareja mientras paladeas una copita de Mirto, el licor isleño por excelencia.
El Faro Hotel Spa

El Faro Hotel Spa

Quinto: Recorre el norte de la Isla pasando por sus tranquilas playas y disfruta de un auténtico espresso italiano en el hermoso pueblo medieval de Castelsardo mientras te vigila su imponente castillo.  Después, resérvate unos días, o si puedes, media vida, para soñar despierto en la apacible localidad de Isola Rossa.  Te apuntamos el Hotel Marinedda Thalasso Spa junto a la tranquila playa del mismo nombre, donde morirás de amor con sus cenas y desayunos con vistas al Tirreno, preparados con especial cariño para celiacos y “gluten free”.     
               
Sexto: Toma un ferry en el Puerto de Palau hacia el pequeño Archipiélago de la Maddalena. Tírate al sol en sus calitas escondidas de color verde azulado y cruza hasta la isla de Caprera en coche. Visita la casa de Garibaldi, líder de la unificación italiana, aventurero y un entusiasta galán: tres esposas y alguna que otra amante confirmada. A la vuelta de la visita cultural, un baño en Cala Serena, catalogada como una de las playas más románticas del mundo, también en Caprera. Para cenar, te recomendamos cualquiera de las tabernas del animado puerto de La Maddalena, donde si tienes suerte podrás escuchar algún concierto de música en vivo. Para dormir en plena avenida marítima, un clásico: el Excelsior.    
Costa de la Maddalena

Costa de la Maddalena

Séptimo: Pon a prueba la generosidad de tu acompañante en los escaparates de Porto Cervo. Este pequeño enclave de la Costa Esmeralda es un lugar de encuentro de ricos y famosos. Preciosas casitas mirando a un puerto plagado de yates. Restaurantes y tiendas vip. Y ya sabes que si a estas alturas, tu compañero de viaje no te convence, siempre te quedará la posibilidad de encontrarte a George Clooney tomando un negroni en algún garito cool.
 
Octavo: Disfruta de una jornada de sol mediterráneo en la Cala Capriccioli, una de las más bonitas de Costa Esmeralda. Aprovecha para degustar en cualquiera de los restaurantes de la zona los platos de pasta sardos más conocidos: los culurgiones o los gnochetti sardi. También tienes la opción más playera de los chiringuitos: una Ichnusa (la cerveza más popular de la Isla con más de cien años) y un pulpito y a morir de placer.  
Ichnusa

La cerveza Ichnusa. Recupera el nombre de la antigua denominación griega de esta isla.

Noveno: Pasa una tarde en Olbia, la “ciudad feliz” según los griegos, después de visitar alguno de los yacimientos arqueológicos cercanos. Para la ocasión, cómprate un modelito en cualquiera de las tiendas de Corso Humberto. Si buscas cenar en un sitio clásico, te sugerimos el magnífico Da Paolo y sus platos tradicionales. Si te apetece algo más modernillo y estiloso, prueba el delicioso queso frito en las mesitas exteriores del  Anticas Licanzias. Finaliza la jornada en el Hotel Panorama con increíbles vistas a la ciudad y una terracita espectacular donde tomar una copa en la última planta.                    

 
Décimo: Termina tu viaje recorriendo las playitas naturales y casi desérticas de la costa este de Cerdeña. Como a algunas sólo podrás acceder en barco o a pie tras un buen paseo, estarán casi a tu exclusiva disposición. Cala Luna, Gogone o Goloritze son algunos ejemplos. Disfruta de un último baño en sus aguas transparentes y después despídete de la Isla con la promesa de regresar algún día.      
 
Y recuerda: si a la vuelta de nuestra ruta romántica, con unos kilitos de más –porque en Cerdeña se come muy bien- pero con el torso bien  moreno para estilizar la figura, tu compañero de viaje te propone una nueva aventura, la experiencia hedonista habrá sido un éxito y tendrás que continuar leyendo nuestras recomendaciones para siempre. Que viva l’amore. 

© 2017 Noemi Martin. All rights reserved.

    

 
        
A %d blogueros les gusta esto: