GreenVita, presente ya en cinco centros comerciales, nos demuestra que se puede comer sano, saludable y sabroso en cualquier momento del día

Hace ahora ya casi dos años se abrían en Barcelona los primeros locales de GreenVita, de mano de Joan Manuel Gili y Dunia Moreno, dos expertos en restauración cansados, ambos, del todo vale y del glutamato en el mundo gastronómico, y con la intención de crear algo sin el tan socorrido como cancerígeno aditivo químico.

Ella, experta en marketing con un gran bagaje previo en Unilever (llevando marcas tan reconocidas como Hellmans, Knorr o Tulipán) y él, proveniente del mundo de las cadenas de restaurantes más conocidas del país (como son Foster’s Hollywood, Udon o La Tagliatella) se aliaron y decidieron hacer algo que consiguiera marcar la diferencia en el sector y crear tendencia.

Poke de salmón

Poke de salmón con sésamo, edamame, mango, aliño de sésamo y rábano

 

Tras viajar e inspirarse en países con una extensa cultura gastronómica sana y saludable, como Alemania, Estados unidos, Francia, Noruega o Gran Bretaña, estos dos fundadores y emprendedores, tenían claro lo que España, y en concreto, de momento, Barcelona necesitaba: restaurantes con comida buena pero en los que no se siguiera una dieta concreta. Es decir, que fuera apta tanto para veganos, como vegetarianos, amantes de la buena carne (como su deliciosa propuesta de burger a la brasa o la brocheta de ternera ecológica) o el buen pescado (como el pulpo, la ventresca de atún o el salmón también a la brasa).

Trío de hummus

Trío de hummus: clásico, remolacha y zanahoria con cilantro

 

Y es que al entrar en cualquiera de los cinco locales GreenVita en Barcelona y alrededores, lo primero que te sorprende positivamente, es que aunque acudamos en plena hora punta de comidas o cenas (o no, ya que su horario es amplio e ininterrumpido) allí no huele a frituras, ni a aceite o a recalentados. Y es que en GreenVita sólo se cocinan productos frescos, no tienen congelador, tampoco microondas, y por lo tanto no tienen cabida aquí ni los fritos ni los aceites, sin perder ni un ápice de sabor o atractivo, ya que todo en GreenVita es apetitoso, sano, saludable, fresco, sostenible y ecológico. Incluso el vino y el café son sanos en este restaurante barcelonés con etiqueta healthy kitchen.

Ventresca de atún

Ventresca de atún a la brasa con cuscús, verduras de temporada asadas, sésamo y salsa asiática

 

Los platos son sencillos e infieren una gran personalidad, dándole importancia a la cantidad de cereales utilizados en su elaboración, como la quinoa real de Bolivia, o el arroz ecológico negro, rojo o blanco integral. Asimismo, también se utilizan en GreenVita muchas especias naturales, provenientes de lugares tan exóticos como Medio Oriente o Líbano.

Como punto de inflexión respecto a otros restaurantes también sanos en la ciudad condal, en GreenVita nos encontramos con cuatro fórmulas de cocción diferentes para crear sus elaboraciones, a saber: (i) la no cocción, es decir, la comida cruda, como son el tartar o los ceviches; (ii) el vapor, utilizando vaporeras japonesas para cocinar los arroces; (iii) el salteado al wok; y (iv) la brasa Josper, para, por ejemplo, las deliciosas patatas bravas, o el delicioso pescado fresco que sirven cada día en sus locales.

En una cocina vista, donde el espacio es ni más ni menos que lo que el comensal puede ver, GreenVita solamente cuenta con un almacén y un cuarto para limpiar la vajilla, ofreciendo un extenso espacio con amplias mesas para poder disfrutar y recargar pilas comiendo, sano y saludable, con tranquilidad y sin las prisas que suelen atormentar entre compras, colas, cajas y recados propios de un centro comercial.

GreenVita en The Style Outlet Viladecans, local 201, Carretera de la Vila, 90, 08040 Barcelona, teléfono 932 807 990.

GreenVita en C.C. Diagonal Mar, local 13, Avenida Diagonal, 3, 08019 Barcelona, teléfono 933 560 803.

GreenVita en Parc Vallès, Avda. Textil s/n, 2ª planta, 08233 Terrassa, teléfono 937 83 60 92.

GreenVita C.C. Splau, Avenida del Baix Llobregat s/n, 1ª planta, 08940 Cornellà de Llobregat, teléfono 672 33 09 88.

C.C. Gloriès, Avenida Diagonal 208, 08018 Barcelona, teléfono 607 883 617

Para consultar los horarios de cada restaurante o la carta, visitad la web de GreenVita.

© 2019 Raquel Carrio. All rights reserved.

La coctelería speakeasy de 71 Oyster Bar en Barcelona se llama La Perla

El nuevo local de Enric Granados, 71 de Barcelona tiene un doble uso, por un lado, a pie de calle, es 71 Oyster Bar y en las rebotica, por otro lado, está situado la coctelería speakeasy La Perla con aires vintage que evocan aquellos locos y mitificados años de la Ley Seca.

Fotografía de la barra de 71 Oyster Bar

Fotografía de la barra de 71 Oyster Bar. Gentileza de los propietarios.

 

Una elegante barra muy chic ofrece deliciosas propuestas de fruits de mer: las mejores ostras francesas de Marennes-Oléron y de la Normandie con una gran variedad de condimentos a elegir, tartares, ceviches y king crabs comparten cartel en el elenco de propuestas provenientes del mar. Los meat lovers también tienen cabida aquí y pueden elegir entre un steak tartar o el lomo bajo de buey. Todo regado con los mejores cavas, champagnes y vinos. Entre los postres caseros destacan el tentador cheesecake y el caramel.

Vista general de la coctelería La Perla

Vista general de la coctelería La Perla. Gentileza de los propietarios.

 

Detrás de un espejo se encuentra la puerta de entrada a un rescatado speakeasy de la Ley Seca. Mobiliario obviamente recuperado de un tiempo pretérito, iluminación tenue que invita a besos también clandestinos, y la creatividad de su bartender Marco Vían le dan toda una atmósfera de exclusiva elegancia.

71 Oyster Bar Enric Granados, 71 Barcelona 08008. Teléfono 931 424 391 Horario de lunes a miércoles de 12am hasta las 2am. De jueves a sábado de 12am hasta las 3am. Domingo cerrado.

© 2019 José María Toro. All rights reserved.

La Barra DeAtún en el barrio de Chueca. Madrid

El grupo de restauración DeAtún abrió hace un par de meses un nuevo local, en la céntrica calle Hortaleza 51, en el epicentro del madrileño barrio de Chueca, denominado La Barra DeAtún. Tras el éxito cosechado en la calle Ponzano, 59, con el Restaurante DeAtún, que da nombre a todo el grupo, se animaron a abrir esta taberna gastronómica con aires modernos, de raciones y tapas pensadas para compartir, porque es una de las tendencias más en boga actualmente por parte de los consumidores. Ante tal petición de su entregada clientela de poder probar diferentes platos se volcaron con este nuevo proyecto sin perder la esencia: el atún rojo salvaje de almadraba de la costa de Cádiz. De esta manera los platos como el tomatún, el tataki, el tartar y el sashimi, con mayor demanada y aceptación en la casa madre aquí se presentan de una manera informal, sin etiquetas, dónde puedan coincidir diversos tenedores en un mismo plato como lo más normal. El tercer restaurante del grupo, La Taberna DeAtún, acaba de abrir en el mes de abril en el Barrio del Retiro.

Su chef ejecutivo, Damián Ríos, es el encargado de supervisar las piezas y el inspirador de los platos -que son una oda al atún- para hacer brillar con luz propia a ese pescado único en su especie, buscando recetas en el ideario gaditano y japonés que hagan relucir la firmeza de su textura y el maravilloso sabor de su carne roja. Creaciones contaminadas de otras culturas gastronómicas se funden para crear elaboraciones que son objeto ya de culto en todo Madrid.

La decoración es de Martínez & Pando, estudio especializado en crear espacios atemporales, cálidos y acogedores como leitmotiv de sus obras. Se han inspirado en la oferta gastronómica de La Barra de Atún para crear este local elegante y chic con guiños al auténtico sur. Han usado como tono dominante el azul celeste, que evoca el mar, azulejos diseñados en Marruecos en clara alusión a ese punto cardinal que es el meridional, las lámparas y otros elementos acaban de dar forma a este sitio referencia de calidad en medio del bullicioso y popular barrio de Chueca.

Platos degustados:

  • Tomatún.
Tomatún

Tomatún

  • Tosta de tartar con trufa y muselina de wasabi.
Tosta de tartar de atún con trufa y muselina de wasabi

Tosta de tartar de atún con trufa y muselina de wasabi

  • Taco de ventresca de atún confitado con huevo de codorniz y trufa.
Taco de ventresca de atún con huevos de codorniz

Taco de ventresca de atún con huevos de codorniz

  • Atún picante con huevo frito y patata confitada.
Atún picante

Atún picante

  • Mascarpone sobre tierra de oreo y peta zetas.
Mascarpone con oreo y petazetas

Mascarpone, oreo y peta zetas

Como colofón a la cena, y para rematar el festival gastronómico alrededor del atún como estrella rutilante, se puede alargar la sobremesa disfrutando de una primera copa, señal inequívoca de la gran noche que sólo acaba de empezar.

El Grupo DeAtún está compuesto por: La Barra DeAtún en C/ Hortaleza, 51, teléfono 910 415 557. Restaurante DeAtún en C/ Ponzano, 59, teléfono 910 338 863. La Taberna DeAtún en C/ Dr. Castelao, 14, teléfono 910 463 768. Madrid.

© 2017 José María Toro. All rights reserved.

Lomo Bajo, el restaurante casual de carnes

El local de Lomo Bajo está situado en pleno centro de Barcelona, a un tiro de piedra del céntrico y comercial Passeig de Gràcia. Custodiado por su hermano mayor, Lomo Alto, un restaurante donde la carne alcanza su máximo esplendor. Lomo Bajo ha nacido para ofrecer al comensal una propuesta de comida rápida pero con un nivel de calidad muy alto. En este espacio lleno de luz e inmaculado interiorismo (con firma de Lázaro Rosa-Violán), los bocadillos reinan en la carta y se presentan como dignos sucesores del boom de las hamburguesas gourmet.
www.bloghedonista.com

Interior de Lomo Bajo. Fotografía de Geòrgia Casas

El chef titular de ambos proyectos, Lomo Alto y Lomo Bajo, y responsable de garantizar el atlísimo sello de calidad, es Carlos Tejedor, que durante estos últimos años ha capitaneado propuestas como El Nacional y Speakeasy entre otros proyectos.
www.bloghedonista.com

Piezas de carne de Lomo Bajo. Fotografía de Geòrgia Casas

La propuesta gastronómica de Lomo Bajo es desenfadada e informal, un maridaje perfecto entre la carne y el pan, para convertir los bocadillos que salen de la cocina en auténticos emparedados gourmets, de culto: panes creados por el equipo del chef Tejedor a partir de receta propia y rellenos de exquisitos cortes de ternera, vaca vieja y buey  (aquí sí, buey de verdad).
www.bloghedonista.com

Fotografía de Geòrgia Casas

La carta de Lomo Bajo está pensada para compartir y por ello es imprescindible no perderse los acompañamientos, que pueden actuar también como entrantes: las croquetas de cecina, preparadas con leche de caserío, pan tostado y maíz, son manjar de dioses. No pueden faltar los aros de patata, presentados en un original formato, que permite que al freírse no queden nada aceitosos, si no todo lo contrario, lo cual les confiere una textura perfecta. Para los días calurosos es imprescindible probar la ensalada de tomate y ventresca.
www.bloghedonista.com

Ensalada de tomate y ventresca. Fotografía de Geòrgia Casas

El plato fuerte, la estrella de la casa, digno de premio es el tartar roll de buey con cebolla crujiente y cremosa yema de huevo, que se cocina como un tocinillo de cielo, un acierto más. El pan seleccionado para este bocadillo es un panecillo inglés abriochado, suave en textura y que se funde con el tartar de forma exquisita.
www.bloghedonista.com

Cecina roll extra de vaca artesana. Fotografía de Geòrgia Casas

www.bloghedonista.com

Tartar roll de buey. Fotografía de Geòrgia Casas

La segunda opción a compartir fue el excelente Cecina roll extra de vaca artesana, con brotes y cítricos, para conseguir un extra de sabor. Seguido del roll de sobrasada de buey con queso y miel, al usar carne bovina resulta menos grasoso en boca que el tradicional de cerdo. Ambos se preparan también con pan inglés. Las raciones son generosas por lo que es recomendable compartir y de esta manera poder probar diferentes opciones.
www.bloghedonista.com

Patatas fritas. Fotografía de Geòrgia Casas

En el festival carnívoro no podía falta la hamburguesa y el pepito, para acompañar, obviamente, con patatas fritas, como las que nos hacían nuestras abuelas, cortadas a mano, cocinadas en su punto justo y con mucho sabor. El Pepito de solomillo de ternera se sirve con finas láminas de pimiento verde, queso y mayonesa de carne. El pan usado para sellar esta bendición de bocadillo es el pan negro, que es un pan antiguo, como el que nuestros antepasados ya horneaban en épocas no tan boyantes, y se prepara con algarroba, que lo dota de un intenso sabor que recuerda al chocolate y que tan bien marida con la carne de ternera. Entusiasma el punto de cocción de la carne, uno de los puntos fuertes de Lomo Bajo y su acabado final en el horno.
www.bloghedonista.com

Pepito de solomillo de ternera. Fotografía de Geòrgia Casas

Cuando uno cree que es el final, a punto de pedir un alto el fuego, de levantar la bandera blanca y pedir la rendición sin condiciones, aparece majestuosa la hamburguesa gourmet por excelencia, esa irresistible hamburguesa que se grabará con tinta indeleble en nuestra memoria más hedonista: la hamburguesa de buey, con queso, lechuga, tomate y cebolla a la brasa. Y (un «y» que hay que resaltar con una marcada pausa) el pan bretzel. Un pan que merece un capítulo aparte, no sólo por dignificar de una vez por todas el pan que envuelve la hamburguesa, sino por su punto exacto de sal y textura ni demasiado dura ni demasiado blanda: simplemente perfecta. La carne de buey con la que se rellena el interior se deja envejecer entre 65 y 75 días. Todo sabor y textura.
www.bloghedonista.com

Hamburguesa en pan bretzel. Fotografía de Geòrgia Casas

Pocas opciones en el apartado de postres pero suficientes para contentar a todos los paladares. El vaso de piña natural es una buena opción si apetece un postre ligero que ayude a digerir la intensa degustación de proteína animal. Para los que siempre guardan sitio para el postre, sin duda la elección será el babá a la birra y nata montada. Y para los amantes del chocolate, no podía faltar el vaso «chocolate, chocolate, chocolate» que es una propuesta con un rico sabor a chocolate pero con una mousse ligera que no recargará este cierre.
www.bloghedonista.com

Chocolate, chocolate y chocolate. Fotografía de Geòrgia Casas

De los mejores bocadillos de Barcelona. ¡Que no te lo cuenten!
© 2016 Geòrgia Casas. All rights reserved.

I Jornadas Gastronómicas de cocina sin fuego en el Restaurante Filigrana de Barcelona.

Cocinar sin fuego es retroceder en la antigüedad, hasta el momento justamente anterior que el homo erectus dominó la lumbre dentro de su evolución. Hoy cada vez que preparamos algún plato sin usar la llama como tal, estamos recordando y recuperando las formas de alimentarse de nuestros antepasados más lejanos, y esa es la propuesta del chef Francisco Fernández del barcelonés restaurante Filigrana para estas primeras Jornadas Gastronómicas sin usar los fogones.

Ha organizado un menú para compartir dónde los alimentos no se cocinan y por lo tanto están en su sabor natural, el original sin estar modificado por la acción física del fuego. Para preparar este tipo de platos requiere que la calidad de la materia prima sea muy alta y buscarla en su estado natural, que esté libre al máximo de contaminantes como la lubina salvaje o el salmón también salvaje de Alaska y otros como el ajo negro altamente recomendable para la salud por su gran poder preventivo del cáncer y antioxidante entre otras propiedades.

PLATOS DEGUSTADOS:

  • Ceviche de lubina salvaje, maracuyá y caviar del Valle de Arán. El maracuyá aporta la acidez necesaria sustituyendo a la clásica lima y al limón. Felicidades al chef por usar lubina pescada en libertad y que se traduce en mayor sabor y mejor textura en su sabrosa carne.
www.bloghedonista.com

Ceviche de lubina salvaje, maracuyá y caviar del Valle de Arán. Fotografía de Gemma Toro

  • Tartar de salmón salvaje de Alaska con manzana verde impregnada en vodka y esfera de cítricos. Merecedor de aplauso la preparación con salmón no procedente de cautividad. La mayor población de salmones silvestres del mundo provienen de ese estado de USA que nos da garantía de su bravía procedencia. La acidez de la fruta nos limpia la boca de esa ligera sensación grasosa que pueda dejar el salmón.
www.bloghedonista.com

Tartar de salmón salvaje de Alaska. Fotografía de Gemma Toro

  • Ensalada de higos «coll de dama», variedad muy apreciada por su dulce sabor, con anguila ahumada y queso Idiazábal. Una combinación muy apetecible entre dulce y salada y el inconfundible aroma del humo.
  • Foie marinado a la vainilla con sablé de avellanas y trufa, jugando a los contrastes de sabores.
www.bloghedonista.com

Foie marinado a la vainilla con sablé de avellanas y trufa. Fotografía de Gemma Toro

  • Steak tartar de la internacionalmente reconocida carne de Angus, acompañada de una emulsión de café de París y pan de cebolla. Un plato para disfrutar de la carne sin artificios.
www.bloghedonista.com

Steak tartar de carne de Angus. Fotografía de Gemma Toro

  • Carpaccio de carne de Wagyu, el saludable ajo negro y nube de parmesano. Bravo y Bravo.
  • El apartado dulce comienza con un postre que tiene el objetivo de limpiar la boca gracias a su acidez: la nueva versión del cóctel de piña colada acompañada de coco y ron. 
www.bloghedonista.com

Cóctel de piña colada, coco y ron. Fotografía de Gemma Toro

  • Como fin de fiesta bizcocho de chocolate bajo cero con helado de yogur y nitro de mango elaborado con una mousse montada con gelatina y refrigerada en el congelador para conseguir una apariencia de bizcocho sin la necesidad de utilizar el horno. Una propuesta dulce pero a su vez muy ligera.
www.bloghedonista.com

Bizcocho de chocolate bajo cero con helado de yogur y nitro de mango. Fotografía de Gemma Toro

Platos armonizados elegantemente con el cava rosado Elyssia de Freixenet y L’Equilibrista de Ca N’Estruc, un vino blanco elaborado con xarel.lo.

Precio del menú 40 euros incluido el IVA. Menú disponible hasta el próximo 18 de Septiembre de 2016. 

Restaurante Filigrana Pl. Espanya, 6-8 08014 Barcelona Teléfon 934 267 657 Hotel Catalonia Barcelona Plaza.

© 2016 José María Toro. All rights reserved.

Vino para dos. Capítulo 16

Jai besa con dulzura mis labios y oigo caer un ladrillo de mi muralla. Luego llama a un taxi que nos lleva directo al 1085 de Mission Street. Ha oscurecido desde que bajé a la calle y las luces de la ciudad golpean los cristales del coche. Me derrumbo sobre mis stilettos negros  pero quiero disfrutar de mi primera y última noche en San Francisco. Como si mañana fuera a estrellarme en el avión de regreso a casa. Ahora me pregunto si he hecho bien comprando el billete a Tenerife. Soy un hámster dando vueltas en círculos. Una carpa roja en una pecera dorada. Me agota ser yo misma y  escuchar mis inseguridades. Y encima, después de estar tocando la trompeta en la casa de Jai, vuelven a acosarme los pensamientos sobre mi padre. Su necesidad de que siempre fuese la niña perfecta me martiriza y acompleja. Stop, stop, stop…Para, Ana.

El restaurante Kurosawa está en una antigua academia de idiomas. En la puerta de cristal nos recibe el chef que abraza a mi acompañante y me saluda con rostro amable. Es un tipo curioso: un japonés altísimo vestido de samurái que, según me cuenta Jai,  dirige un programa de cocina en la NBC y al que conoce desde sus comienzos. Después de entrar, cruzamos un pasillo estrecho donde la gente cena sentada en pupitres negros iluminados con velas y llegamos a una pequeña salita apartada.

-Para ti el despacho del director, amigo.  Te he echado de menos, le dice el japonés a Jai mientras nos acomoda en una mesita a ras del suelo. Luego enciende  una radio antigua donde suena Coltrane y promete molestarnos sólo para traer el vino y el menú degustación.

Con una copa en la mano derecha  y los palillos en la izquierda, pasados veinte minutos, asalto a mi americano insondable. Tengo las armas adecuadas. Un tartar de atún picante y unos makis de foie nos contemplan expectantes. Él me está hablando entusiasmado de las bodegas de su padrastro en Napa y yo le interrumpo con ojos de sashimi: crudos y fríos. -¿Tú me quieres?

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noemi Martin.

Jai me mira sorprendido y deja el vino sobre la mesa. Suspira. – ¿Te acuerdas de lo primero que te dije cuando nos conocimos, Ana? Yo me quedo callada. Ese día estaba tan nerviosa que no oí sus palabras. -Yo lo recuerdo perfectamente,  añade: «Me he tomado la libertad de pedir la cena. Después de catorce semanas mirándote a escondidas mientras comes y sueñas, creo que sé lo que te gusta». Sonrío nerviosa con su respuesta y él coge mi mano. -Pues sí, Ana. Tú pensabas que ibas a verme a mí y yo esperaba cada viernes para encontrarte en la distancia, como un náufrago divisando un faro entre la calima. Y te observaba con tu copa como un cachorro indefenso. Tan indefenso como yo, Jai el valiente. Y, ¿sabes una cosa?: «Quería convertirme en queso para ser devorado con avidez y deseaba ser vino para deslizarme por tu boca. Y colarme en tu interior y ver qué pensabas y cómo sentías. Y tantos y…»

No puedo evitarlo. Estoy temblando y lloro. Los suyos son mis pensamientos cuando le observaba a través de la cristalera nuestros viernes junto al Atlántico. Mis lágrimas no son gotas  finas. Son cuarzos sin labrar a la deriva que caen estruendosos sobre la mesa de bambú. Lloro de felicidad, de incredulidad, de estupidez.  Lloro y Jai pone su copa bajo mis ojos, sonriendo con los suyos: – «agua de lluvia, malvasía puro. Pues claro que te quiero».

Cuando terminamos de cenar, nos despedimos del «chef samurái»  y tomamos un taxi hacia Sausalito, una población al otro lado del Golden Gate. Vamos a un concierto de jazz en uno de los  locales donde solía actuar Claudia. Por el camino, Jai me susurra al oído que después de tanto tiempo se siente fuerte, que conmigo a su lado se atreve a todo. Que ya no tiene que aparentar lo que no es. Mientras él se confiesa sin reservas, yo me siento una mentirosa patética.

La noche es preciosa y el Puente parece un brazalete de oro sobre la Bahía. Hace tiempo que no veo una imagen tan bonita. El bar de Sausalito está lleno pero podemos entrar sin problemas. Jai conoce a todo el mundo y todos se sorprenden gratamente al encontrarle de nuevo en la ciudad. Le veo feliz.

Después de pasar por la barra, nos sentamos junto al escenario. Hay dos taburetes libres para nosotros. Un grupo versiona «Summertime». La voz de la cantante se parece muchísimo a la de Sarah Vaughan y me emociono. Jai me abraza. Siento su olor y sus manos fuertes cuidándome. Tal vez sea cierto que me ama. Yo aún no le he dicho que mañana regreso a Tenerife porque, una vez más, sentí  que perdía  el control de mi vida y tuve miedo. Vuelvo a casa porque soy una estúpida. Me voy porque sigo sin creer que un hombre como Jai pueda estar enamorado de mí y no quiero sufrir. Esta historia tiene que empezar o acabar ya.

BSO : Summertime por Sarah Vaughan

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

A %d blogueros les gusta esto: