Vivir

-¿Por qué dejaste de jugar? le preguntó por fin el corazón a la mente. Era una cuestión que tenía pendiente desde hacía mucho tiempo. 

Se hizo un silencio profundo en el que se percibió con nitidez el vaivén de la sangre. De izquierda a derecha, de arriba a abajo.

-No lo sé, contestó la mente con su seriedad habitual. Es lo que se supone que debemos hacer: crecer, madurar y abandonar a nuestro niño o niña interior. Lo que toca. Es cierto que algunos se niegan pero solo unos pocos consiguen que continúe ahí través de los años.

El corazón sollozó. -¿Y no hay forma de que vuelva con nosotros? Quizá, si tú y yo nos unimos, podamos conseguirlo.

La mente se detuvo un instante. ¿Por qué no hacerle caso al corazón por una vez?

-Está bien. Lo intentaremos.

Los pulmones inspiraron y expiraron profundamente. Los ojos se cerraron un momento. Quedaron aparcados desamores, miedos y riñas. También la nevera vacía y la cama sin hacer. Las obligaciones, el qué dirán…  Los labios sonrieron levemente y una música del pasado se coló de súbito en los oídos cansados de noticias pesimistas. La garganta canturreó una canción infantil. Los pies decidieron moverse descalzos y luego se unieron los muslos, el tronco y los brazos en una danza sin tiempo.

-Estoy aquí, susurró tímida una voz en la boca del estómago. Sonaba lejana y débil pero todavía estaba viva.

El corazón comenzó a abandonar su habitual estado de ansiedad. La mente apagó el botón de alerta y advirtió desde la placidez el murmullo inocente:

-estoy aquí, estoy aquí…

Aún era posible rescatar la esencia escondida bajo la ceguera diaria. La alegría pura del presente y la sencillez del ahora hablaban en la voz infantil secuestrada. Si se escuchaba con un poco de atención volvería a ocupar su lugar primitivo. El espacio que jamás debió abandonar.

La mente se sintió tan serena y feliz que decidió que nunca más silenciaría aquel canto transparente.

El corazón bombeó más sangre. Era una sangre limpia y renovada. Rejuvenecía por segundos y estaba profundamente agradecido a la mente por ayudarle a lograr aquel descubrimiento genial: «la vida en estado puro oculta tras lo que se supone que es vivir».

BSO Vivir   de Pablo Alborán

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

 

  1. Cierto que a medida que la vida nos envejece escondemos el niño que llevamos dentro, perdemos la inconsciencia, la alegria y ese toque de locura. Esto tiene nombre «RESPONSABILIDAD»; ¡que palabra mas vacia!
    Una vez perdida nuesta esencia realmente quedamos en nada, pasamos la vida y cuando nos damos cuenta la hemos perdido realmente entre las manos; seguramente tenemos que pensar mas en cultivar la amistad el ocio, la familia que nos llena y dejar la responsabilidad un poco de lado.
    Me gusto mucho leerte, gracias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: