Itadakimasu

Hace poco leí que para tener la mente en forma resultaba fantástico aprender tres palabras en otro idioma cada día. Como resulta que quiero llegar a viejecita y seguir disfrutando de la vida, decidí ponerme a ello. La primera palabra que resolví memorizar tiene su intríngulis pero me parece encantadora. Como casi todo lo japonés. Más que un vocablo, itadakimasu es una expresión que no cuenta con un equivalente en español pero que deberíamos adoptar urgentemente para nuestro idioma.  Itadakimasu significa:  gratitud por los alimentos a tomar. Se pronuncia, se siente y se respira. Por un lado, supone agradecer a las personas que han preparado la comida que recibimos y, por otro, es el reconocimiento a los alimentos en sí mismos: a las verduras, a los animales que dieron su carne, a las frutas que saborearemos…

En realidad, Itadakimasu es un ejercicio de conciencia que dura apenas unos segundos pero que nos permite concentrarnos en lo que vamos a hacer: en este caso, comer.  En el noventa y nueve por ciento de las ocasiones, nuestras comidas son de todo menos conscientes. Engullimos delante de la tele o conversando sin prestar atención a lo que nos llevamos a la boca. A veces, si lo hacemos solos, llegamos a contestar correos o consultar el instagram al tiempo que desayunamos o cenamos. Un disparate que choca de frente con un famoso proverbio zen: «Cuando camines, camina. Cuando comas, come». No se trata de abandonar de repente el saludable acto social que supone compartir una comida, simplemente de vivir con un poco de atención. De disfrutar pero desde dentro.

La atención plena o consciente, el mindfulness del que tanto oímos hablar últimamente, debe posarse en cada una de las ramas de nuestra precipitada existencia. Algo tan sencillo como recordar la expresión Itadakimasu cuando miremos nuestro plato, puede ser el comienzo de una nueva forma de comer. Incluso de vivir.

Libro recomendado: Comer atentos. Jan Chozen Bays. 

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

  1. Muy buenas apreciaciones. La atención plena cuando comemos y el agradecimiento de tener un plato para saciar nuestra necesidad, a la vez que disfrutar, es un acto que muchas veces no valoramos lo suficiente.
    Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: